ASTURIESpolaRENTABÁSICA

La RB no es ecléctica. O es un instrumento de transformación social, o lo es de integración en el sistema.

La RB de las Iguales

¿Qué ye la Renta Básica?

Na so definición xeneral, la Renta Básica (RB) ye’l drechu que tien cá ciudadanu a recibir unos ingresos periódicos, qu’aseguren la cobertoria de les sos necesidaes materiales independientemente de cual seya la so situación dientru de la esfera productiva. Xustificase pol simple fechu de nacer el que caúna de les persones tenga reconocíu’l derechu ciudadanu a la RB.

Enantes de pasar pol mercáu de trabayu en busca d’empléu asalariáu, el ciudadanu habría de disponer d’una renta d’esistencia que-y dexe decidir sobre la so vida, por que caminos y con que medios tien de buscar unos ingresos pola so actividá, el salariu correspondiente a la venta de la fuercia de trabayu.

Esta ye la cuestión de fondu. Que les persones que deseyen exercitar el derechu al trabayu asalariáu puean practicalo, pero, pa ello, ha d’esaniciase tou elementu qu’introduza esixencia, obligatoriedá, esto ye, que suponga una imposición. Y la condición pa consiguir esta situación de poder decidir como persona consiste na reconocencia del drechu ciudadanu a la renta básica, fechu pol cual amenórgase tal dependencia, tal obligación, tal imposición de la patronal. Amás tórgase que la cobertoria de dos continxencies tan segures, como son el quedase ensin trabayu (subsidiu de paru) y el llegar a vieyu (pensiones), nun dependan del pasu pol mercáu asalariáu, nun dependan del poder del empresariu. Hai que consiguir una situación na que’l ciudadanu algame y disponga d’una nueva dimensión de la responsabilidá individual, entendía dende la llibertá y non dende la cruda necesidá, condicionada polos intereses de la dictadura de la burguesía.

De forma más esquemática, la RB consiste nel derechu de too ciudadanu/a a percibir una cantidá periódica pa cubrir les sos necesidaes materiales, y ensin nenguna contrapartida a cambéu:

  • Ye individual, recibela cada persona. Esto evita’l control y el gastu burocráticu públicu.

 

  • Ye universal, onde’l perceptor nun tien qu’apurrir nenguna contribución previa. Partimos de la xusticia non contributiva, tamos en contra de la xusticia meritocrática; supon la contrapartida del so derechu como ciudadanu a los recursos naturales, la conocencia histórica coleutiva y l’aplicación de la so capacidá creativa de trabayu, toos estos factores granibles apropiaos y controlaos privadamente polos empresarios.
  • Ye incondicional, nel sentíu de que nun tien en cuenta otra clase d’ingresos del beneficiariu, nin se-y reclama nenguna contraprestación llaboral a cambéu. Por ser un drechu ciudadanu, la RB nun fai distinción ente muyeres y homes (xéneru), negros y blancos (raza), laicos y creyentes (relixón), ricos y probes (clase), xovenes y vieyos (edá), activos y paraos (mercáu de trabayu).
  • La cantidá que va percibir cada persona va ser igual a la considerada como estragal de probeza; ye aquella cuantía que va dexar satisfaer les necesidaes materiales; esto va evitar que la persona siga viviendo situaciones de probeza.
  •  La RB refunde nun solu conceutu la mayoría les prestaciones del sistema actual; nun les suprime.

Esti drechu a la RB, y la correspondiente cantidá que s’asigne a la  mesma  , supon un colchón que permite al ciudadanu y al trabayador  defendese meyor de la continxencia d’un despidu llibre y gratuiu, de  l’arbitrariedá y l’incertidume que la patronal exerce al traviés de los  contratos temporales, d’una mayor capacidá p’axustar individual y  coleutivamente niveles salariales, condiciones de trabayu, vacaciones,  horarios, movilidá funcional y xeográfica, flexibilidá, etc.De la mesma, a los sindicatos daría-yos un mayor poder pa enfrentase a la patronal, especialmente cuando tuvieren que recurrir a la fuelga, ya que la RB conviertese nestes situaciones de conflictu nun fondu de resistencia que pue utilizar cada trabayador escontra’l mieu al despidu, al paru, a la perda de les remuneraciones salariales. Bona parte de la economía somorguiada integrariase na formal, al perder esta la posibilidá de pagar salarios per debaxo del estragal de probeza, al nun tener que pagar les cotizaciones a la Seguridá Social, y al aumentar la inspección escontra’l fraude fiscal. 

¿Qué es la Renta Básica?

En su definición general, la Renta Básica (RB) es el derecho que tiene cada ciudadano a recibir unos ingresos periódicos, que aseguren la cobertura de sus necesidades materiales independientemente de cual sea su situación dentro de la esfera productiva. Se justifica por el mero hecho de nacer el que cada una de las personas tenga reconocido el derecho ciudadano a la RB. Antes de pasar por el mercado de trabajo en busca de empleo asalariado, el ciudadano habría de disponer de una renta de existencia que le permita decidir sobre su vida, por que caminos y conque medios ha de buscar unos ingresos por su actividad, el salario correspondiente a la venta de la fuerza de trabajo. Esta es la cuestión de fondo. Que las personas que deseen ejercitar el derecho al trabajo asalariado puedan practicarlo, pero, para ello, se ha de eliminar todo elemento que introduzca exigencia, obligatoriedad, es decir, que suponga una imposición. Y la condición para conseguir esta situación de poder decidir como persona consiste en el reconocimiento del derecho ciudadano a la renta básica, hecho por el cual se reduce tal dependencia, tal obligación, tal imposición de la patronal. Además se impide que la cobertura de dos contingencias tan seguras, como son el quedarse sin trabajo (subsidio de paro) y el llegar a viejo (pensiones), no dependan del paso por el mercado asalariado, no dependan del poder del empresario. Hay que conseguir una situación en la que el ciudadano alcance y disponga de una nueva dimensión de la responsabilidad individual, entendida desde la libertad y no desde la cruda necesidad, condicionada por los intereses de la dictadura de la burguesía.

De forma más esquemática, la RB consiste en el derecho de todo ciudadano/a a percibir una cantidad periódica para cubrir sus necesidades materiales, y sin ninguna contrapartida a cambio:

  • Es individual, la recibe cada persona. Esto evita el control y el gasto burocrático público.
  • Es universal, donde el perceptor no tiene que aportar ninguna contribución previa. Partimos de la justicia no contributiva, estamos en contra de la justicia meritocrática; supone la contrapartida de su derecho como ciudadano a los recursos naturales, el conocimiento histórico colectivo y la aplicación de su capacidad creativa de trabajo, todos estos factores productivos apropiados y controlados privadamente por los empresarios.
  • Es incondicional, en el sentido de que no tiene en cuenta otra clase de ingresos del beneficiario, ni se le reclama ninguna contraprestación laboral a cambio. Por ser un derecho ciudadano, la RB no hace distinción entre mujeres y hombres (género), negros y blancos (raza), laicos y creyentes (religión), ricos y pobres (clase), jóvenes y viejos (edad), activos y parados (mercado de trabajo).
  •  La cantidad que percibirá cada persona será igual a la considerada como umbral de pobreza; es aquella cuantía que permitirá satisfacer las necesidades materiales; esto evitará que la persona continúe viviendo situaciones de pobreza.
  •  La RB refunde en un sólo concepto la mayoría de las prestaciones del sistema actual; no las suprime.

Este derecho a la RB, y la correspondiente cantidad que se asigne a la misma, suponen un colchón que permite al ciudadano y al trabajador defenderse mejor de la contingencia de un despido libre y gratuito, de la arbitrariedad y la incertidumbre que la patronal ejerce a través de los contratos temporales, de una mayor capacidad para negociar individual y colectivamente niveles salariales, condiciones de trabajo, vacaciones, horarios, movilidad funcional y geográfica, flexibilidad, etc. A su vez, a los sindicatos les daría un mayor poder para enfrentarse a la patronal, especialmente cuando tuvieran que recurrir a la huelga, ya que la RB se convierte en estas situaciones de conflicto en un fondo de resistencia que puede utilizar cada trabajador contra el miedo al despido, al paro, a la pérdida de las remuneraciones salariales. Buena parte de la economía sumergida se integraría en la formal, al perder esta la posibilidad de pagar salarios por debajo del umbral de pobreza, al no tener que pagar las cotizaciones a la Seguridad Social, y al incrementar la inspección contra el fraude fiscal.

Anuncios

Un comentario el “La RB de las Iguales

  1. pablo
    marzo 18, 2013

    Desde luego, una cuestión central que tiene esta propuesta, es superar el empleo como centro de nuestras reivindicaciones. Porque partimos de poner en el centro a la persona y no a la economía…
    Sin duda, además de las dificultades propias de una propuesta que pretende superar el capitalismo, están las muchas resistencias mentales que tenemos dentro… Llama la atención cómo seguimos reclamando empleo y puestos de trabajo, en vez de recursos para vivir dignamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s